lunes, agosto 22, 2005

A altas horas de la magrugada

Sonando en mi cabeza: Electricistas (Fangoria )
Ven/ acércate más/ que te quiero tocar/ Estar cerca de ti/
No/ No me digas que no/ que te da miedo sufrir/ sentir algo por mí/
Ven/ sube a mi nube/ Yo te estaré esperando/ flotando, gozando/ del extasis de estar aquí/
Ya ves/ que si no tienes valor/ nunca sabrás lo que hay/ dentro de ti/
No/ no te creas que yo/ no he estado tambien ahí/ esperando salir
Es un problema eléctrico/ que solo afecta al corazón/ comienzo la investigación/
Somos alquimistas/ animistas/ sobre todo electricistas
Hace ya unas cuántas horas que debería haber tomado la cama para poder levantarme mañana de una forma razonablemente adecuada. Pero yo nunca seré responsable, y he preferido vegetar en el salón disfrutando de la compañía televisiva de Deborah Ombres.
Este fin de semana ha sido extraño. El sábado entero de día familiar, para pasar la noche, ya muy tarde, con Nuka y Dani. Mi consciente me decía que no debía salir, pero apenas tres minutos de conversación telefónica con Nuka bastaron para convencerme de lo contrario. Algo así como el rezo ese: Pero una sola palabra tuya bastará .... Si, parece ser que Nuka es como una diosa para mí (Ves como te hago el globo por el blog, nena?)
Hacía tiempo que no vivíamos una verdadera noche marica, que es como he bautizado, de forma unilateral, a nuestras salidas por el escaso ambiente de la ciudad.
Ni siquiera fue algo premeditado; simplemente buscábamos un sitio para bailar y a Nuka se le ocurrió que el 3 era un buen lugar. Descubrimos que la hora clave del 3 no se extiende hasta más allá de las dos de la madrugada.
La noche marica, por otro lado, fue breve, por que no fuimos más allá del 3; no había ganas para el desfase del 1900 (aquí todo funciona con números)
Nayra se fue pronto a casa por que hoy debía madrugar; algo que debíamos hacer todos, por otro lado. Así que nos quedamos solos Nuka, Dani y yo. Digo solos por que está claro que no puedes arrastrar a tus amigos heteros al ambiente (a no ser que sean tan extremadamente gay friendlies como Dani y Marta M, la pareja del año)
Por el 3 se pasaron, arrastrados por Dani, además de Marta M con su indeseable amiga Marta D (Me abuuurrrro, por que no vamos a otro sitio, eh? Por que no me lameis todos el culo un rato, eh? Por que no me haceis un trono y haceis lo que yo os diga, eh? Que tía pesada, por Dios) toda una pléyade de aburridos heteros ataviados de camisas de cuadros y pantalones con pinzas.
-Por qué coño no bailan estos, con lo que mola la música?- pregunta asombrada Nuka.
Hubo un momento en que la pléyade, compuesta por unos diez elementos (entre ellos una chica como 10 cm más alta que yo, que de no haber sabido que era amiga de Dani, y viéndola en el 3, hubiera pensado que era una trans con un tratamiento mal llevado) nos roderon a Nuka y a mí, como en una alegoría de opresión homófoba o algo. Que mal rato pasamos.
Sobre todo el pobre Dani, que se lo pasa de muerte en estos sitios (yo siempre defenderé que este chico tiene un alma gay que no puede con él) y que cargaba con el lastre de toda la gente esta, que al fin y al cabo son sus inmerecidos amigos.
Al fin se fueron y empezamos a desfasar sin cortapisas. Algún chico guapo del que no podía apartar la mirada; y algún otro, tambien guapo, que me miraba indiscretamente.
Cuando no tenía novio no me atrevía a entrar a nadie, y apenas sólo un par de veces me entraron a mí. Nunca supe mantener las miradas. Ahora que lo tengo, me jode tener que apartarla yo, cuando en realidad estoy deseando de la cosa siga.....
Y el cabrón de Gustavo ni me llama, todo borracho que estará en las fiestas de su pueblo. Prometo no llamar hasta que él lo haga antes. Resistiré.
Ya fuera, comiendo un Kebab (eso si que no lo resistimos) vemos volver de lejos a Marta M con Marta D, la indeseable que jodió la noche a su amiga solo porue a ella le apetecía ver a alguien que piensa de ella que es una gorda tetuda.
Al final dejamos a la pareja a solas, no sin antes arracarle un pico a Dani. Insisto:
este chico debería ser gay.
La foto va a la atención de FanMakiMaki, para que comprueve como son los pantalones vietnamitas.
Modelo: Nuka. Escenario: el baño de un hotel en Tarragona.

8 comentarios:

crisis dijo...

Ainsss, quien tubiese amigos gays para poder ir acompañada...

crisis dijo...

Me conformo con tener amigos que no se acojonen al pisar un local ambientado...

moderno_de_mierda dijo...

Yo me ofrezco a ser tu amigo gay que te acompañe a lugares de ambiente. Aunque en Honduras lo vas a tener jodido, nena.
Un beso, Cris.

Nuk dijo...

Es cierto, me encanta como me haces el globo por el blog.
Pero para enseñar los pantalones vietnamitas te podías haber puesto tú, que los luces mucho mejor, además así muestras ese cuerpazo que dios? te ha dado.
Ay! Ves como pulo la técnica del enjabonamiento...

Telita dijo...

Ummmm, pantalones con pinzas, camisas de cuadros, "qué mal visten los contables en vacaciones". Se me ha ido la olla, es una frase que dije un día viendo a un tipo con ese atuendo...Pero es que cuando un tipo aburrido sale de fiesta es lo peor, lo peor.

Telita dijo...

Por fin sé qué son unos pantalones vietnamitas.

: : segmento dijo...

vaya lío -y mal rato- el dejarse caer en lugares que no tienen la onda que estas buscando. Me ha pasado varias veces. Más aún si te acompañas de gente fome (entiéndase "aburrida").

Mejor suerte para la próxima.
Te leo.
Saludos.

Mara Jade dijo...

Me encanta la foto!