martes, octubre 31, 2006

Tócatelo con la trompa.

Sonando en mi cabeza: Zerbina (Le Mans )

Papapapa

Papapapapa

Papapa

Papapapapa

Vivo en una ciudad

tengo pocos amigos.

Solo soy

una más.

Sé que no voy a sorprender,

y no sé

qué pensar

cuándo otros opinan.

Solo sé

si algo

me sienta bien

o no.

Cosas fáciles de entender,

También.

Una vez,

cada mes,

compro un periódico.

Nunca voy

más allá

de la cartelera, y

no avanzo más.

No merece el esfuerzo.

A alguien le puede interesar,

no a mí

Todos saben lo que anda mal,

yo no.

Todos saben lo que anda mal,

yo no.

No te disgustes,

eso me

da igual.

Solo sé

si algo

me sienta mal

o bien (x4)

Hay momentos en el laboratorio en que no tengo otra ocupación más allá de esperar a que algún liquido bulla o que algún otro liquido empiece a tomar color amarillento. En esos momentos, con M80 de fondo obligándome a desear la muerte a Brian Ferry, cojo, voy y me pongo a leer el País.

Delante de mis liquiditos, claro, que uno les siente como carne de su carne, y es muy responsable con ellos.

Yo formo parte de esa gran mayoría de la población que empieza los periódicos por la contraportada, partidario total como soy de las partes traseras, tantas veces mucho mejores que las delanteras.

En las partes traseras de los periódicos, por ejemplo, siempre aparece alguna de esas noticias candidatas a curiosa, de las que ponen en cabecera en el informativo de Antena 3. Hoy he descubierto en la parte trasera del periódico que los elefantes tienen autoconsciencia. Sentencia destacada en el artículo: “Happy (que es el absurdo nombre de una elefanta) se tocó 47 veces con la trompa una marca que le habían hecho en la ceja”. ¿Se puede hacer algún comentario a esto? Felicidades a Happy. Y que cumpla muchos más.

Yo, por mi parte, opto por mirar un poco a mis liquiditos, no sea que les dé por montarse una fiesta de burbujas y color a mis espaldas.

Pero continúo, por que la sección televisiva es mi favorita. Yo prácticamente nunca veo la tele, y en ocasiones lo lamento, por que siempre he sido muy partidario de la cultura alienante de masas. Para compensar leo con avidez las sipnosis de cada película y programa. Esta noche he decidido pasar un rato de sufrimiento social con Ken Loach en La 2. Definitivamente me es imposible integrarme en la cultura de masas, con esta inquietud cultural que llevo dentro.

Las noticias radiotelevisivas suelen ser tanto o más ponzoñosas que las de contraportada. Día si, día no, engrandecimiento de PRISA. No voy a hablar mucho, por que uno, humilde como es, tiene mucho miedo del señor Polanco.

Mi alma es demasiado etérea como para preocuparse de las noticias de Economía, y el deporte es cosa de hombres, que os voy a decir que no sepáis. Además, sus exitosos protagonistas tienen una edad peligrosamente similar a la mía. Y eso me frustra, y me hace odiar un poco a mis progenitores por no anular mi infancia metiéndome en un club de tenis a los cuatro años. Soy pura envidia, lo admito y no lo lamento.

En las necrológicas no aparece nadie interesante. Si quiero leer una biografía siempre me queda la Wikipedia. La sección de Sociedad del País (Gente se llama, que gente no somos todos, solo algunos, especialmente ciertas modelos anoréxicas y cocainómanas) no merece nada la pena. Para conocer lo que le ocurre a la Gente, yo soy mucho más partidario del tomate. Ya ves, un acceso de asimilación en la vulgaridad de las masas.

La sección cultural habla de una cultura que siento muy ajena, y que sospecho que la gran mayoría siente como tal. Casi tanto como la sección de Economía. Libros de tirada irrisoria, conciertos de muy escaso aforo, todo muy de minoría selecta. La cultura no fue hecha para las masas. Y yo a estas alturas del periódico me siento más masa que nunca.

Un central ingente sobre los últimos avances médicos me hace pasar sin pausa hacia el meollo de la actualidad informativa. De la que solo leo los titulares, la verdad. Por que la actualidad nacional e internacional, la justa.

Conclusión final: la elefanta Happy es máxima protagonista de la actualidad. Lo sentimos, ZP.

Mi devoción incondicional por Le Mans se fundamenta en una discografía consistente pero, sobre todo, honesta.

Fundadadores del Donosti sound (movimiento fundamental en el indie español) bajo el nombre de Las Aventuras de Kirilan, Zerbina es una canción más de desesperanza, de ese pasotismo vital con el que tan identificado me siento. Un fondo musical perfecto para una tarde de otoño sin nada más que hacer que escuchar música y ensuciar el tiempo delante del ordenador.

11 comentarios:

-marsonico- dijo...

Nene, qué místico te pone leer un periódico. Sepa usted que yo también soy de los que empieza a leerlo por el final, pero no sólo los newspapers, sino también los catálogos del Carrefour y similares, que si lo piensas bien nos pega más leer este tipo de publicaciones... La elefanta se tocaba porque se había reconocido en el espejo. Le auguro una vida llena de narcisismo y vanidad, y a ti... bueno, en público quedaría muy ordinario.

Fanmakimaki dijo...

Yo creo que casi todo el mundo lee el periódico al revés. Cuando se darán cuenta lso editores de esto y les darán la vuelta?

Celestina dijo...

Una cosa te digo, cuando se daran cuenta los habitantes de bagdad de que todas las bombas caen en mercadoS? Eso es porque leen los periodicos al reves y nunca llegan al principio ;).
Como buena periodista y voy from A to Z (from ei to sez) y me leo el editorial y todo... las noticias de la elefanta happy... acaban por llegarme en un powerpoint :)

Fanmakimaki dijo...

Celes: Que bestía eres ;) (por lo d elas bombas, digo)

Artista de Varieté dijo...

Moder cari, ahora leer el periódico desde atrás es lo suyo.

Te hemos hecho un link por el cereal, las provincias y la meseta.

¿Conoces a Juncal Rivero? Creo que la he visto en mi bloque.

Queremos un ramalazo ya!! y no sabemos donde encontrar el fanzine.

Besos desde Suiza.

Mara Jade dijo...

Este es mi orden en los periódicos:

La tira pertinente de Garfield o Calvin & HObbes (si la hay), sección de contactos (muy divertido leer que todo es "natural" y "grande"), sudoku, necrológicas y sucesos.

No leo nada más.

No me interesa nada más.

El resto ya lo veré en el Tomate o telediario.

Tabris dijo...

Ahh!! La vida del becario predoctoral oscila entre el no tener tiempo ni para comer y el estar al pedo casi todo el dia...

Leer primero el articulo de la contratapa en los diarios on-line tmbién cuenta como empezar a leer el periodico por atras?

La Teli, más viva que nunca(cual perra dálmata) dijo...

Yo también empiezo el periódico por la parte trasera. Es absolutamente encantadora esa costumbre.

Bosco dijo...

El periódico me aburre. Prefiero el resumen de la versión electrónica. Para estar al día vale.
Pero si es cierto que me gustan los dominicales o algunas revistas.
Pero nunca tengo tiempo. Así que quedan en el olvido.
Si supieras la de revistas de antiguas asociaciones, grupos de trabajo, antiguos sitios donde estudié, etc, etc, etc que están apiladas en casa esperando a que pueda encontrar un hueco para leerlas...
Luego el tiempo se va. Y acaban en la basura sin salir de su plástico.

La Agrado dijo...

Actualiza tía y deja de pintarte las uñas

Anónimo dijo...

los modernos estamos hasta en la sopa
xD