jueves, octubre 19, 2006

Felicidad ferial

Sonando en mi cabeza: Alguien voló (La habitación roja )
Hace un par de horas que llegué a casa. No había nadie. Después de cambiarme de ropa y merendar media bolsa de Lays (¿cobraré algún día por los servicios publicitarios prestados?) abrí la mochila que llevo usando desde hace más de cinco años.
La pobre estaba, y en estos momentos aún continúa, manchada de aceite. Consecuencias del accidente ciclista que provocó un catalán anormal (era catalán, yo que quieres que le haga) cuando hablaba por el móvil en catalán (recalco esto por que fue la clave que me dió a conocer su nacionalidad)
El catalán, como yo mismo junto con el resto de integrantes de mi grupo de investigación sobre Biocostumbles, se dirigía al recinto ferial. Allí nos esperaban acreditaciones para acceder a Expo Bioenergía´06. Acreditaciones que nos abrían las puertas además a Vivienda´06.
De la mochila, además de unas cinco bolsas de esas de plástico buenorro, y alguna incluso con cordones a modo de agarraderas, han salido:
- Ocho bolígrafos. Escriben todos, y uno además en cuatro colores. Los diseños son de los más variopintos. Les hay gorditos, con forma ortopédica, estilizados. Hay uno incluso que, de lejos, parece formar parte de un conjunto de boli y pluma de los que se relagaban a los niños antiguos el día de su Primera Comunión.
-Cuatro lapiceros, tres de ellos con goma en la parte posterior. Ideales todos para suspender mi certificado Cambridge de inglés.
-Una lapicera (o portaminas, si has nacido en Palencia) con mina incluída.
-Un balón de playa hinchable. Azul y blanco. Superveraniego, superpop y superdesenfadado.
-Dos bolas antiestress. Una de ellas es una burda representación planeta tierra; el otro no es una bola. Es una casa cutre unifamiliar de pueblo castellano. Si un día me compro una casa no acudiré a la inmoviliaria de que hace propaganda. Yo no quiero vivir en una casa tan espantosa.
-Dos globitos blancos. De los alargaditos, no de los redondos.
-Un mechero. Para cuando me pidan fuego.
-Cuatro llaveros. Tres de ellos son semitransparetes y moderadamente discretos. Uno de ellos tiene la forma elemental de una casa. El cuarto es el llavero más feo del mundo.
-Una cinta de esas tan espantosas para colgarse el móvil o las llaves, o las dos cosas, al cuello. A los inmigrantes de mi barrio les encantan. A lo mejor se la regalo a uno.
-Unos cordones amarillos para zapatillas deportivas. Kill Bill de economato.
-Una bolsita con unos cuántos pelets combustibles para estufas ecológicas (¿?) El eslogan, literal: ¿Te imaginas? Pellets. ¿No os dan ganas de ir a compraros pellets ya mismo?. Y yo que iba a comérmelos.
-Un cedé sobre la Feria Forestal Internacional Asturiana (AsturForesta) de 2007. En la imagen superior, AsturForesta 2006, fotografía incluida en el cedé (para que veáis que comparto) Mensaje: Talemos árboles para fabricar más pellets. Es genial ser ecológico.
-Tres entradas de Expo Bioenergía´06 para este fin de semana. Se las regalaré a quien sepa va a dar buen uso de ellas.
-Un par de revistas sobre energías renovables, y la guía de Expo Bioenergía´06. El resto de papeles fueron extraídos de la mochila y debidamente abandonados antes de salir del recinto ferial.
-Una argolla profesional para obreros de la construcción. Para conseguirla tuve que acertar una pregunta seleccionada al azar por mi mismo en una ruleta. Os pongo en conocimiento: las escaleras de mano no pueden utilizarse en un andamiaje si no lo indica el protocolo pertinente. O algo así. La argolla es ligerísima y plateadísima. Creo que me la voy a colgar del vaquero. Lujo obrero.
-Una piruleta.
-Un Sugus (la siguiente, cobro publicidad)
-Caramelos. No voy a contarlos. Hay unos cuantos Solanos (Solano, te ha tocado)
Después de que estos tesoros abandonaran mi mochila, olvidé que estaba llena de aceite. ¿A quién le importan los accidentes provocados por gilipollas catalanes cuando sacas de tu mochila este cargamento de útiles publicitarios?
Nota pos-post: Moderno de mierda ha encontrado lugar propio en fotolog. Solo para avanzados.
Samurgays sigue funcionando, que Nuka y yo seguimos amándonos.

10 comentarios:

Fanmakimaki dijo...

En Madrid también son portaminas.

Kiki Deluxe dijo...

Solo te queda subastarlo por el ebay.

Es portaminas y punto en boca.

Saludos desde Suiza

Noe dijo...

En catalunya tambien son portaminas, a ver si vas a ser tu el rarito...

Y como llevas tantas cosas inutiles en la mochila? Ya nos contaras si has podido quitar todo el aceite o has acabado tirando la mochila...

Un beso

entremildudas dijo...

portaminas también en zamora...


el raro eres tu definitivamente...


Chuscos

La Agrado dijo...

Es lapicera de toda la vida de Dios

Salarino dijo...

"Lapicera" es ordinario total. "Portaminas" es lo técnicamente correcto. Y lo dice uno de Valladolid también. (Y nuevo en este blog: no sé muy bien cómo llegué, pero hola)

moderno_de_mierda dijo...

Raro y ordinario. No podíais definirme mejor.

Artista de Varieté dijo...

Pues hija, concilio a su merced. Pero el tiempo está restringido querida ingeniera, ya que Escudo Suizo está dividido entre dos ciudades castellanas. Viva el cereal!!.

Anónimo dijo...

se dice portaminas n catalunya cm x aki a n dixo... anda k no s t nota k odias a los catalanes...

moderno_de_mierda dijo...

Anónimo mío, chato, yo suelo optar por no odiar a nadie, que es una cosa muy triste y aburrida.
Y mucho menos a un puñado de millones de personas a quien no conozco personalemnte.
Pero los que escribís con absurdas abreviaturas en plan SMS cuando no es necesario me dais un poco de lacha, la verdad.