domingo, octubre 30, 2005

Lars von Trier o la historia yanqui como reflejo de la miseria humana.

Como cierre a la Seminci de este año se proyectaba fuera de concurso Feliz Navidad, un film de esos que uno de sus propios protagonistas denominó en rueda de prensa como europudding, de compleja y poco satisfactoria producción plurinacional.
Como un título tan ñoño y poco prometedor no convenció a nadie, optamos por deleitarnos con la última de las películas a concurso, posiblemente la mejor de todas ellas, Manderlay de Lars von Trier.
Manderlay se enmarca en el proyecto del danés dirigido a mostrarnos a la sociedad norteamericana a través de su breve historia, como un compendio de frustraciones y estrecheces mentales, fiel reflejo de la naturaleza humana.
Grace, después de huir de la espantosa ciudad de Dogville con su padre y su ejército de gansters, recala por casualidad en la finca de Manderlay. El espectador, claro, recorre sobre el mapa americano el viaje hacia el estado de Texas en que se encuentra Manderlay, para comenzar a acostumbrarse a lo que será el escenario carente de decorados en que va a transcurrir la historia.
En Manderlay Grace descubre un micro-cosmos en que la esclavitud aun se practica con total impunidad, más o menos consentida por blancos y negros. Y la muchacha no está dispuesta a ello.
Así que se dispone, sobre la gran superficie plana que es el escenario que representa Manderlay, a liberar primero a los negros y luego, a la vista del desmadre general, educarles en la democracia y la justicia.
Así, durante más de dos horas, el espectador presencia una admirablemente estudiada evolución de la situación en Marderlay. Del caos a un prometedor compromiso de trabajo, de ahí a la desgracia natural y a una ficticia consolidación de los buenos modos en que von Trier engaña míseramente al espectador.
Todo ello con momentos épicos de muerte y sexo, compulsiones claves del ser humano, para introducir personalmente al espectador en la desventura de Grace.
Final trágico y espeluznante, metáfora de la esclavitud y la libertad como medios enfrentados en que nunca nada es lo que parece. Por que un grito de libertad desesperada frente al sol puede ser tremendamente doloroso.
Y unos créditos casi dolorosos, con imágenes estáticas de la historia negra estadounidense de fondo a una animada y contrapuesta canción con coros de espirituales negros.
A la espera del cierre de la trilogía de von Trier sobre esa América profunda y escalofriante que no ha pisado en su vida (en parte para alimentar el mito) hay que quitarse el sombrero ante tla majestuosa historia que presenta en Manderlay. Contada además sobre un fondo blanco sin elementos verticales ni artificios a modo de decorado y con una visión espacial de los planos que le aleja ya definitivamente del Dogma que le tuviera como fundador.
Lo importante en el cine de von Trier es la historia, así que cambia sin ningún pudor a los actores que dieran vida a Dogville en Manderlay, como abstracción para hacer del cine el protagonista de sus películas.
Manderlay es una esas películas que herirán al espectador norteamericano por el modo en que toca directamente los más deleznables puntos oscuros de su Nación, pero que debería herirnos a todos por que la de Manderlay es la historia de la miseria humana.

18 comentarios:

Nuka dijo...

Yo sólo puedo añadir que la protagonista está buena buena (vale, sí, últimamente estoy salida), y que está a la altura interpretativa de nicole kidman. Y que lars von trier... pues que me fascina oye.

MM dijo...

Odio al señor Lars Von Pelfa profunda y continuamente; me parece lo peor ke le ha pasado al cine en los últimos años. Debo ser el único porke levanta pasiones a favor, aunke yo no lo entienda.

Tabris dijo...

Coincido con Nuka y discrepo con MM, pero bueno, sobre gustos no hay nada escrito...
En fin, espero atento el estreno de "Marderlay" (mierda, tantas pelis para ver y tan poco dinero...)

Mara Jade dijo...

Te he dejado unas preguntas...

Neni, cómo me gustan estos post tuyos sobre pelis!

Imoq dijo...

Vaya que tienes la suerte de haber tenido tantas películas por ahí estos días, ¿eh?. Yo había estado ausente de la blogósfera por un poco más de una semana, pero ahora que regreso me leí con detenimiento todo lo que escribiste.

¡Ya ansío ver la historia de los vaqueros gay! ;)

: : SEGMENTO dijo...

suena interesante eso de los "momentos épicos de muerte y sexo"... qué tan épicos serán?

Abrazos.

Adhará dijo...

Estoy con Tabris. Tantas peliculas que ver y tan poco dinero, poco tiempo añadiría yo.
salu2

ciudadano intermitente dijo...

Von Trier siempre juega a la provocacion y a la pretensiòn. Pero gusta. Siempre tiene algo nuevo y no peca de dogmatico.

Cuando pueda,ruego actualizar mi el link de mi "ex" blog intermintencia. Como ya ve, llegué a blogspot.

Nos leemos

alejandro dijo...

uy todo esto lo has escrito tu? un montón, hace tres entradas que no llegaba por aquí, está muy bueno.

Alma dijo...

El estilo de Von Trier me gusta muchísimo, además, cdo vez por segunda vez una película suya descubres infinidad de cosas de las q no te habías percatado...
Cuídate, besos y un big abra:
Alma;) (f)

Alma dijo...

El estilo de Von Trier me gusta muchísimo, además, cdo vez por segunda vez una película suya descubres infinidad de cosas de las q no te habías percatado...
Cuídate, besos y un big abra:
Alma;) (f)

Fanmakimaki dijo...

De él solo he visto Bailar en la oscurida y sali un poco mareado. Estaba en primera fila y la camara dogma me mareó. PEro me gustó.

Fanmakimaki dijo...

LA foto de la bandera es total. Con los posters de tias en pelotas de l apared hace un cuadro del realismo hispano.

moderno_de_mierda dijo...

Ay, Nuka nena, esas hormonas acabarán contigo.
Señora Marrana, le creía con más gusto. Von Trier es un genio del cine, y una de las mejores cosas que han pasado al cine europeo en las ultimas decadas.
Imoq, chato debes ver esa peli en cuento se estrene en vez de esas americanadas tuyas.....
Mara, donde estan esas preguntas!!??
A los admiradores de von Trier, trabis y adhara, os diria que esto no tiene precio ni gasto de tiempo ni nada.
Hay que ver MAnderlay!
Segmento, chato, todo es muy épico en Manderlay. Es todo pura intensidad narrativa.
Alma, nena, insistiré en toda la filmografia de von Trier en busca de nuevas sensaciones, prometido.
Intermitente, ya estas cambiado hombre, sin necesidad de ruegos.
Y bueno, a mi artista chileno favorito, que muchas gracias.
FanMa, mucho cine asiatico y claro, luego nos olvidamos de von Trier; eso no puede ser.
Besos a todos.

-marsonico- dijo...

sigo fiel a mi estilo: me gustaría poder dejarte un comentario alucinante, pero es que a mí no me gusta este tipo de cine, kerido moderno... al menos me paso por akí y firmo en el libro de invitados ;**

Celestina dijo...

estoy deseando verla. Me encanto dogville!!!
muacks!

schw dijo...

a mi me gusta mucho Lars (a pesar de lo que digáis MM) creo que tiene una poesía dura. Claro que luego de ver sus películas quedo en un estado algo extraño, porque de felicidad o goce no es. no. Estoy esperando ansiosa el estreno de Manderlai (originalmente tengo entendido que el título es con 'i' y no con 'y' da igual)aunque sé que luego quedaré en ese estado 'catatónico' al que me dispara lars. gracias por el post.

Lolipopi dijo...

de quien es la cancion de...mi vida es un drama singular una cancion de dinarama mas?
bonito blog! manderlay no la he visto, dogville me gustó mucho