miércoles, julio 06, 2005

Bulto por la causa II (Domigo Infernal)

El domingo fue un día raro-raro. Un ascazo de día, que cojones. Si, si, un ascazo, Nuka. Así es, chica, tú eres mucho más positiva y tienes un alma mucho más abierta a la belleza que yo, y ves cosas maravillosas donde yo solo veo kaka. Suerte que tienes, reina.
Lo de levantarse, malo. A eso de la 1 y media, con muy pocas ganas de mantenerme en vertical. Menos mal que mi queridísima Nuka se levantó antes para bajar a comprar el desayuno. Un BioFrutas nunca sienta mal.
Y nada, ahí viendo la tele y pensando en cómo planearnos mejor el día en una ciudad como esa que mañana puede convertirse en sede olímpica (lo dudo) y que no hace más que jodernos los planes.
Al Metro, tú, a la odisea esa de pandilleros desarragaidos y limpiadoras bolivianas. Qué gente más rara hay en el Metro de Madrid, hay que joderse. Más rara y más fea.
A Chueca otra vez, a tomar aires maricas. Oye, eso de día cambia mucho. A la Nuka le encantó el paisajito lleno de banderas arco iris, y los sex-shops, y las tiendas poperas con ropa ultra-cara-mirala-pero-no-pienses-en-comprarla.
A mi me jodió el calor, las maricas ultramusculadas con voz de pito y cara de perversión, la cantidad de mierda en el suelo y el olor a orín.
Puntos de vista diferentes.
En Chueca no se puede comer (en Chueca no se puede hacer casi nada) Esos menús que duplican su precio en domingo (cosas del día del Señor), esas ensaladas por 15 €. Ole, ole.
De aquí deducimos que los gays aquí son ricos, y nos da esperanzas de serlo nosotros también algun día.
Y el Turco de Fuencarral cerrado. Y las cinco de la tarde, un calor horrible, la ropa pegada al cuerpo y olor a pis. Fantástico Chueca.
Nada, a comer unos bocadillitos (como se puede ser tan cursi de llamar así a los bocadillos pequeños) que son muy económicos y apañados. Además el camarero simpático (el otro era un marica borde de mierda, feo y con espinillas) prometió no olvidarse de mi nombre. Y para demostrarlo, lo vociferó en varias ocasiones por todo el local. Es lógico que a la gente le afecte vivir en una ciudad como esa.
Por que no abren una cafetería normal en Chueca? Algo sencillito, sin estravagancias ni coca-colas de 20 cl a 3 €. De nuevo los supermercados chinos nos salvaron de las despiadas maricas ladronas de Madrid. Alguien debería analizar por que los supermercados de barrio que abren hasta la madrugada solo son frecuentados por chinos. A saber que tipo de siniestro convenio de exclusividad tiene la gente esa con las autoridades.
Panorama: Nuka y yo, muertos de cansancio y calor, sentados en la boca de metro de la plaza de Chueca tragando coca-cola en cantidades familiares, que Nosotros tambien somos familia. Mientras un tipo anoréxico, de esos que están chupados de meterse tanta heroína, no deja de pasear delante de nosotros y las maricas ricas disfrutan de sus refrescos caros sentados en sus sillitas metálicas.
A la boca de metro y a la estación, de turismo por las tiendas de souvenirs. Nuka dice que siempre le ha hecho mucha ilusión tener uno de esos anillos de madera. Cuando era tu cumple? Este año me vas a salir muy barata, reina.
En el viaje de vuelta a una pobre chica casi le da una lipotimia por culpa de los cerdos de Alsa que siguen ahorrando un huevo en aire acondicionado.
Empapados en sudor llegamos a la estación de Valladolid, casi besamos el suelo de nuestra ciudad. Pero nos cortamos, por que sabemos que Juan Pablo II se pilló la movida esa que le mató por ir por ahí besando suelos.

2 comentarios:

Nuk dijo...

Eres un exagerado. Sé que te encanta exagerar. Me has recordado a Pumares. Seguro que eso también te gusta, jeje.
Si te hubieras quejado así durante el viaje, te habría nominado y habrías sido expulsado de la casa.
Como no me apetece hacerme un blog para contar lo positivo, pues nada, ahí queda eso.
Sin rencor, eh?

moderno_de_mierda dijo...

Nuka,
te quiero.