sábado, abril 28, 2007

Tenemos toda la noche

Sonando en mi cabeza: Plan B (Anzej Dezan )
Ti, v prazen zid strmiš
Slutim, da bežiš
Nemir drhti v tebi
Ti, lahko me zdaj izdaš
A reci, da priznaš
Ne najdeš me v sebi
Vsaj malo, vsaj malo začuti me
Reci, me boš kdaj iskala
V srcu za menoj jokala
Reci, se boš kdaj vrnila
Mogoče sem plan B
Rezerva, ko ne gre
Alarm zazvoni, ko drug te zapusti
Kot judov je poljub
Poln vseh obljub
Ta dotik med nama
Vsaj malo, vsaj malo začuti me
Reci, me boš kdaj iskala
V srcu za menoj jokala
Reci, se boš kdaj vrnila
Mogoče sem plan B
Rezerva, ko ne gre
Alarm zazvoni, ko drug te zapusti
Reci, me boš kdaj iskala
V srcu za menoj jokala
Reci, se boš kdaj vrnila
Mogoče sem plan B
Rezerva, ko ne gre
Alarm zazvoni, ko drug te zapusti
Te remueves en la cama y disfrutas del rumor de los coches y camiones que circulan por la Ronda Este. Hace unas pocas horas era nuestro coche el que superaba los límites de velocidad por esa misma carretera.
Corríamos entre grúas y esqueletos pétreos mientras sonaban viejas y no tan viejas canciones electro-dance, camino del autolavado que hay junto a la fábrica de Coca-Cola.
Las ventanillas bajadas, compartiendo a los Pet Shop Boys en los semáforos, las sensaciones eran de constante deja vú. Los recuerdos de la Ronda Norte, del autolavado y de los botellones en casa de la Srita Del Ser regresan sin perdón cada primavera.
Los días desperdiciados en el pasado resucitan a cada momento. Lo hacen en la autovía, en las cervezas nocturnas enfrente de la universidad e incluso en sueños. Sueños que invitan a recordar premoniciones muertas hace ya tiempo.
Poca vida es también la que encierran los viejos álbumes de fotos del tercer cajón de la mesilla, contenedores últimos de la plaza de los héroes de Budapest, del eurovisión de 2002 y de días de nervioso estudio en la Facultad de Medicina.
Sus protagonistas invaden Europa y descubren nuevas sensaciones mientras unos pocos resistimos en el mismo escenario, recordando a cada paso el tiempo en que la felicidad se encontraba en la segunda planta de un viejo edificio.
En apenas dos semanas se celebrará una nueva edición de Eurovisión. En épocas en que me siento adherido al pasado, resultan agradables estos acontecimientos de reincidente ocurrencia.
Por eso no dejo de sumergirme en canciones nunca olvidadas, cantadas en indescifrables lenguas por muñecas y chulos de toda Europa.
La de hoy fue la decepcionante última participación de Eslovenia. Ni aún el mejor estilista de todo el país con sus ropas del Zara y su espuma pro-volumen pudo convencer a Europa de las posibilidades que yo siempre vi a Anzej Dezan.
Una nada especial canción tecno-pop con infructuosos cambios de tiempo, fiel todo ello a los nuevos tiempos eurovisivos. Esto es Plan B, ampliamente criticada en Eslovenia por ahondar en la imagen gayfriendly de un país que aún dista mucho de vanagloriarse con tal adjetivo, lleno como está de camorristas y niñas pijas.

4 comentarios:

Katrina dijo...

Me he quedado profundamente impactada al encontrar tu blog. Es como el culmen de la modernidad esta pagina, fotologs, McNamara... un título haciendo alusión a putilatex... no he podido más que volverme loca y dejarte mi comentario.

Seguiré leyéndote con interés... MIRA UNA MODERNAAAAAA!

La Agrado dijo...

Katrina es lo que tienen el cereal y la estepa, mucha moderna.

Personalmente prefiero que me despierte el sonido del ferrocarril, me va más el rollo decimonónico.

Estoy segura de que en un futuro no muy lejano Eurovisión se fusionará con el Día del Orgullo Gay.

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Lo hizo Rusia con las bollo y ahora prueban todos. Es un flasa imagen d emodernidad que el pueblo de a pie me temo no comparte.

Odio Eurovision.

Noe dijo...

Yo de pequeña era toda una eurofan, me tragaba todos los resumenes y especiales de galas de ese año y los anteriores. Incluso, quedaba con mi primo y nos reiamos juntos...


Ahora ya se me olvida verla, pero me ha has hecho recordar aquellas noches de risas y gallos con mi primo.